miércoles, 15 de marzo de 2017

la Hora del Planeta Rep. Dominicana 2017

La Hora del Planeta 2017

Como todos los años el último sábado de marzo se celebra en todo el mundo la Hora del Planeta que  es un evento mundial convocado por el Fondo Mundial para la Naturaleza y consiste en un apagón voluntario de una hora.
Muchas ciudades del mundo, instituciones y organizaciones se  unen a este importante evento que busca llamar la atención de las personas sobre los peligros del cambio climático antropogénico.
Nosotros en la Republica Dominicana hemos organizado una actividad en el parque Independencia denominado artistas pintan por el planeta, eso es a las siete y treinta de la noche, en donde apagaremos las luces y encenderemos la esperanza por el planeta y por un país mas justo libre de corrupción e impunidad.
Así que los esperamos este sábado 25 de Marzo a la siete y treinta de la noche en el parque Independencia.

829 568 3544
Domingoacv2@gmail.com
www.brigadacimarronasebastianlemba.blogspot.com



viernes, 20 de enero de 2017

A diez años de tu partida Miguel, te seguimos recordando.




Breve reseña sobre la vida de Miguel A. Acevedo.


Miguel A. Acevedo, nació en Santo Domingo República Dominicana, desde muy temprana edad se dedicó al trabajo social, deportivo y cultural, fundador de los equipos Victorina y mejorar, que luego pasaron a ser parte de La Liga Roberto Clemente,   de la cual fue miembro fundador. En el año del 1973 junto a otros jóvenes del km8 fundan  El  Club General Gregorio Luperón institución de la cual fue un alto  dirigente hasta el día de su muerte, en esa institución dirigió por muchos años los equipos de béisbol y   softbol, organizaba todos los años  en el mes de mayo un maratón barrial, entrenador de los corredores de maratón y campo y pista de nuestra comunidad, ganó para nuestro club y nuestro barrio más de cincuenta campeonatos en los cuales participó como manager de béisbol y softbol organizó el primer equipo de softbol femenino de la parte sur del Distrito Nacional, fue dirigente del CIRCULO DEPORTIVO ASMAR SANCHEZ, donde organizó más de veinte torneo e intercambio deportivos internacionales, fue dirigente de LA ASOCIACION DE BEISBOL DEL DISTRITO NACIONAL, fundador del grupo lírico y cultura APOCALIPSIS  grupo que se dedicó a llevar un mensaje revolucionario por todo el país, miembro fundador del JUNTA DE VECINO LOS CONQUISTADORES, del km8., organizó intercambio deportivos con clubes y ligas de todo el país, fue miembro de LA ASOCIACION DE CLUBES DEL DISTRITO NACIONAL, fundador de LA ACADEMIA DE BEISBOL MIGUEL A. ACEVEDO este fue un programa en que jóvenes deportistas con condiciones para jugar profesionalmente buscaban la oportunidad para conseguir un contrato profesional, por las manos de MIGUEL pasaron peloteros de la talla de Eddy Garabito,(toletero de los azucareros del este), Adrián Beltre, Trejo, Alberto Batista, firmado por los MET DE NEW YORK y otros peloteros que hoy son valiosos jugadores de grandes ligas y del béisbol invernal Dominicano.

MIGUEL A. ACEVEDO, fue profesor voluntario por más de veinte años de la escuela de alfabetización de adultos que funcionaba en el Club General Gregorio Luperón a través de las escuelas radiofónicas Santa María, en los últimos días de su vida se desempeñaba como encargado de deporte de LA SECRETARIA DE ESTADO DE INDUSTRIA Y COMERCIO, fue reconocido en múltiples ocasiones por diversas organizaciones deportivas y sociales por su gran legado a la juventud Dominicana, reconocido en varias ocasiones por La Asociación de Béisbol del Distrito Nacional, reconocido por La Liga Deportiva Demolición, reconocido por El Comité de fiestas Patronales del Barrio Enriquillo y por el Comité Internacional de Béisbol Menor (en el año 1995 villa Cura Venezuela).

Como pueden ver Miguel A. Acevedo tuvo una intensa labor deportiva, social y cultural que lo llevó a olvidarse de su propia vida para dedicarse a ayudar a los demás, ahora como un homenaje a su vida tratamos de que su recuerdo permanezca por siempre entre nosotros. 


Miguel A.  Acevedo,
Por José de la Cruz.




Ola de sal


El tiempo se ha roto con tu ausencia
dejando un rastro de eternidad en mi voz
a veces la sensación de tu partida
levanta en mis ojos una ola de sal
que destruye los cubículos
donde el olvido se esconde
y todas las noches
la luz
va dejando espejos de luna
en las paredes de la alborada 
donde los niños
con los dedos tiznados de ternura 
escriben tu nombre
Miguel


A Miguel Ángel Acevedo



EL AROMA DE TU SOMBRA

Hoy nos llega tu recuerdo
vestido de diamantes y rocío
ya no hay estrellas en tus ojos
ni la luna brilla en tu voz
sólo nos queda tu ausencia
el aroma de tu sombra en cada rincón de la casa
el pley donde se forjaron todas tus ilusiones
los guantes
las pelotas
el bate
los niños que te veneran y te nombran
el sonido de tus pasos que vienen y van
por las calles que cargaron por siempre
todos tus sueños
tu afán
tu cotidiano afán
tu lucha permanente
tu sed de justicia
toda tu ternura se resume
en el irrevocable amor por tu madre
en esos tres lirios que sembraste 
en el huerto  de la vida
y  al final
sólo nos queda  tu recuerdo
la grandeza de tu obra
que aplasta la voz agorera de los inicuos
que archivaron en su vientre la maldad
hijos perversos de la mediocridad
que el día de tu muerte
jubilosos alzaron sus copas
y brindaron
ellos tienen nombres y apellidos
y el fétido olor de los traidores
a pesar de su  ira
tu creces todos los días
en las tiernas sonrisas de los niños
tu humanidad se multiplica
entre los dedos alfareros del viento
que nos trae tu nombre en su voz
Ay Miguel
como nos duele tu ausencia
como sangra este enero en la piel  


A Miguel Ángel Acevedo



miércoles, 23 de noviembre de 2016

He querido compartir estas fotos y estos poemas a propósito de mi cumpleaños este 24 de noviembre.





Mi origen 

La tarde recrea  ante mis ojos la nostalgia de mi origen perdido en África. 

La   tristeza de estos largos años de exilio en que hemos perdido nuestra identidad, hace florecer entre mis ojos lirios  de agua. 

La pena acumulada durante estos siglos de huir a ningún lado golpea mi  memoria como un látigo de sal que abre viejas heridas que vuelven a sangrar bajo el sol púrpura de nuestro ocaso. Tantos años de olvido han  dejando en mi boca el  agrio sabor de la ausencia 

África es en mi corazón una hoguera que se enciende entre mis ojos cuando miro hacia atrás,  se  que ya no volveré al acrisolado mundo de mis sueños;  me he resignado a morir en esta tierra tan ajena y tan mía, pero mi vida sigue allá,  en la aldea de donde una noche  mi ADN sin querer, empezó a viajar en un cuerpo desconocido hacia una isla perdida en el mar Caribe.

Quinientos años  después, la mirada triste de la abuela Mamá Tita, me despierta en medio del estruendo de los arcabuces y  los gritos de los  hombres  que defendían  a los suyos, hasta terminar atados a la codicia de unos hombres  que contra el reflejo de la aldea incendiada los conducían  por un sendero de horror hasta una embarcación anclada en un océano de cadáveres, emprendiendo un viaje sin retorno hacia el dolor.

Yo apenas era menos que un sentimiento perdido en la memoria de alguien que aún no había nacido, pero  ya llevaba sobre mis hombros el peso de una historia de látigo y sudor, donde la vida nunca dejó de ser un canto que en las noches, se multiplicaba en la voz alegre de las tamboras.


La insignificante grandeza.


Escribo mucho de mí
de mis ancestros
de la tierra donde nací
quiero dejar testimonio de la insignificante grandeza de nuestras vidas.
decir que sobre la primavera que con sus manos fecundas hicieron florecer en nuestra memoria  los  abuelos
construyeron una gran ciudad
que de esa tierra que en mi corazón es un canto 
no queda nada 
sólo recuerdos 
recuerdos edificados sobre las cenizas de nuestra nostalgia
recuerdos tan enraizados en mis palabras 
que en mi voz anidan los pájaros fabulosos de mis sueños 
que más allá de la polvorienta geografía de mi cuerpo  iluminan los cubículos del olvido
en donde la civilización enterró toda nuestra alegría
ya que en  nuestra forma simple de ver la vida no  advertimos que el mundo de más allá de la alborada
ambicionaba nuestras tierras
que la modernidad avanzaba inexorable hacia nosotros 
triturando entre sus fauces todo lo que encontraba a su paso
que por el camino real a menos de una hora de distancia a pie
la ciudad resplandecía  en todo su esplendor
sus avenidas románticas con sus ventanales que todas las tardes daban al mar
las luces que herían el corazón de las sombras con sus cuchillos color del oro viejo
sus pomposos edificios preñados de sueños
sus mujeres de algodón que vestían sus corazones con las luces primeras del alba
para no morir de pena atrapadas por la soledad
sus escuálidos  hombres vestidos con los colores más estridendentes del arco iris
sus ruidosos automóviles ebrios de distancia
y sobre todo sus noches bulliciosas
con sus casinos
donde el azar y la ambición  atrapaban a los hombres en sus tentáculos imposibles
sus cines de melancolía de la Duarte y la Mella
donde la quimera llevaba a los espectadores en un viaje sin retorno por los túneles infinitos  de la fantasía
el mar Caribe  con sus barcos fantasmas esfumándose en el horizonte
las vidrieras de las tiendas que atrapaban nuestros sueños en el bucólico encanto de querer tener y no poder 
y mirábamos hacia dentro de nosotros mismos 
y terminábamos parados frente al espejo de la vida harapientos y descalzos 
en un mundo ajeno y extraño
como extraño éramos nosotros en ese mundo  
y de nuevo volvíamos a nuestras tierras 
en donde la vida transcurría sin más  prisa que ir  a los conucos
andar por los montes maroteando alguna fruta de lástima
arrear vacas hacia las distantes regiones del rocío
cazar pajaritos endebles para mitigar el hambre de toda la vida 
y en las noches alrededor de la hoguera los abuelos en una danza nos hablaban de sus hazañas remotas
de su largo viaje sin retorno hasta llegar  aquí
de la crueldad del látigo en sus espaldas
de cuando lucharon contra el hombre blanco por su libertad
de sus anhelos por volver al África 
y  de sus raíces enterradas en estas tierras  que abonaron con  sudor y sangre
tierra
en que a pesar de todo
siempre serán extraños
al final de la jornada sin más luces que la de la luna y las estrellas
nos alejábamos  por los caminos que  los grillos iluminaban con su canto
gritando a viva  voz la  alegría de compartir en una danza la vida
al llegar al hogar con la piel pegajosa de oscuridad 
dar un beso a mis padres
pedir su bendición
salir al patio 
y bajo las estrellas 
darme un baño de inmensidad y rocío 
y luego acostarme en mi hamaca
hasta que el sol de un nuevo siglo nos traiga la esperanza 
que perdimos en el duro batallar contra la modernidad


Nací un día de otoño.


Nací un día de otoño, 
cuando los soles eclipsados de noviembre 
emergían  despacio en las aguas cenagosas 
del amanecer. 


Naci frente al mar.

Nací frente al mar
en una ciudad ilusoria
atestada de fantasmas
que corren y danzan alegres
por calles anegadas
de algas,  peces y corales
que florecen todo el año
Iluminando los rincones
de las casas invisibles
donde habitan las sirenas
que atraen con su canto
a viejos marineros
con sueños de piratas
que navegan perdidos
por lugares remotos
donde el olor estancado
de lunas florecidas
deja un rastro lumínico
de pétalos  dormidos
sobre los mares
del tiempo perdido
donde peces gigantescos
y monstruos marinos
devoran los barcos
con la tripulación adentro
esa ruta de naufragio
lleva a lejanos puertos
de babilónicas ciudades
donde hermosas sirenas
disfrazadas de doncellas
reciben a los viajeros
con guirnaldas de estrellas
música de ángeles
banquetes faraónicos
y amplios salones
decorados sin prisa
donde marineros decrépitos
y hermosas sirenas
disfrazadas de doncellas
bailan sin descanso
música triste de otros tiempos



Racimo de luz

esa es mi voz 
eco lejano de tamboras ahogándose 
en la mirada ausente de la eternidad 
madreselva que se enreda en la brisa 
árbol nocturno de sonidos 
barco de humo derritiéndose en la alborada
luna de papel hundiéndose en el mar
densa atmósfera de clorofila 
caballo de azúcar cabalgando 
sobre la arena luminosa del verano 
estampa de sangre en las paredes del futuro 
mi voz
eco de lágrimas salpicando las ciudades 
heridas por la guerra
aroma desolado 
campanas de agua 
racimo de luz en el pozo de la muerte 
grito  de guerra 
canto de amor
esa es mi voz

Espejo de dolor.

Me voy 
siempre he sido un fugitivo 
huyo de mí mismo 
huyo del hambre y  la miseria de los niños 
que cuelgan de mis palabras tiznados de llanto
huyo de la palabra angustia 
huyo de los fantasmas que prisioneros 
detrás del espejo se burlan de mí
huyo de la muerte 
humanamente disfrazada de mujer 
prostituta que en las esquinas 
me invita a su morada
me  incita al amor 
al sexo 
huyo de los ojos llorosos de la noche 
que detrás del cristal de una estrella 
es rocío al amanecer
huyo de la pena 
de sus tentáculos imposibles que me atan al dolor 
huyo de la brisa fúnebre que viene de los cementerios 
huyo del humo que es memoria absurda de la nada
huyo
me escondo detrás de los vitrales 
de las tardes invernales de enero 
y al mirarme en los ojos del dolor 
descubro que nunca fui a ninguna parte 
que la muerte siempre me retuvo a su lado 

Alborada de mariposas azules.

No fui más que un niño que siempre anduvo perdido en sí mismo 
en los conucos lejanos del abuelo Ismael
aprendí de la vida todo lo que sé hoy
fueron los potreros del tío Juan mi escuela 
y en las lejanas regiones del rocío era donde podía mirarme al espejo 
y encontrarme tal cual era
un niño hecho de ceniza y barro 
con la mirada torva perdida en el infinito
que escribía todas las tardes en los pergaminos del viento 
su historia envejecida en su dolor vegetal
fue toda mi alegría poder correr por el bosque 
hasta cansarme y terminar de bruces 
entre los arbustos mágicos de las tardes 
hablar con los animales y los árboles
pasear en el viento más allá del horizonte  
y regresar en las nubes al lugar de donde nunca partí 
y encontrarme como siempre arrullado entre los brazos de mis padres
que me cubrían de la lluvia que con su corazón de azucena 
iba dejando pedazos de cielo dormidos en mi piel.
todas las tardes mi madre y yo nos sentábamos bajo la sombra del gran árbol azul 
a mirar como los pájaros ebrios de clorofila 
se escondían detrás de las murallas del horizonte 
mientras una peregrinación de mariposas 
ancladas en los ventanales del ocaso agonizaban en la mirada quimérica de un ángel.
hoy no hay más alegría  que este canto bajo esta luna de jade 
por el camino del alba las huellas del rocío se evaporan entre los pies descalzos de un sol precoz 
que siempre en noviembre pasa de largo a esconderse entre los matorrales atardecidos de la distancia
alborada de mariposas azules 
heridas por los puñales del  otoño 
todas la mañanas  en el  fogón doña Lola hierve jengibre que ofrece al paladar
para ahuyentar a los duendes del frío 
y en algún lugar perdido en la memoria 
Cató todavía fabrica con sus manos de ternura 
los colores del amanecer 
y en un rincón de mi alma  
la abuela Mamá Tita recolecta los residuos perdidos de nuestro pasado  
muchas veces ella y yo imaginábamos escuchar en la voz destemplada del viento 
el lejano sonido de nostálgicas tamboras 
grito de guerra 
canto de amor 
danza que en las noches aun nos libera del peso de una historia amarga 
que escribieron con su sangre nuestros abuelos 
para que mi voz 
quinientos años después pudiera abrir las puertas que el tiempo creyó haber cerrado para siempre
nací en esta tierra que tiene el color del olor del topacio 
donde los colores vegetales de la primavera se levantan como una ola 
que inunda todos los rincones del bosque de mariposas 
que al morir van dejando un rastro efímero de luz 
en la mirada azul de la distancia
arco iris coagulado en una lágrima 
por el camino real 
el tío Alberto regresa 
parece flotar sobre la tenue oscuridad  del atardecer 
la tía Agustina en la ventana  lo ve llegar 
espera como siempre que él lleve las vacas a los corrales 
se dé un baño 
vaya a la ventana 
le dé un beso 
y luego se sienten todos en la mesa a cenar. 
todavía en las noches 
mi padre como un fantasma 
se pierde entre las sombras hacia las carboneras 
a vigilar los hornos 
para que el fuego no consuma los sueños 
y así poder derrotar el hambre que acecha entre los resquicios de las horas más largas del verano.
primavera insular
caserío perdido junto al bosque del olvido
flamboyán amarillo
anacahuita de cristal
bajo los limoncillos florecidos la tía Tatín con su escoba
arrincona contra los espejos de la tarde
las cenizas que deja el otoño en la mirada de la tía Aurora
que aún busca en su interior el camino de regreso al paraíso que nos robó la modernidad 
ignora ella 
que morirá arrinconada contra sus sueños 
sin volver a ver el sol desde los ventanales primaverales del alba

Domingo Acevedo.

829 568 3544

Domingoacv2@gmail.com

www.espejismodelunallena.blogspot.com